Por Marcos Calligaris

“Yo no hago música para los franceses en particular”, asegura Yann Tiersen, el multi-instrumentista nacido en la región francesa de Bretaña. “Más cerca de las islas anglosajonas que de la misma Francia”, agrega. Sin embargo, más allá de su simpatía por lo anglo, en 2001 saltó a la fama mundial por el célebre soundtrack de ‘Amélie’, una de las películas francesas más taquilleras de todos los tiempos.

Curiosamente Tiersen no compuso sus obras pensando en el film de Jean-Pierre Jeunet. “La banda sonora del film estuvo compuesta en un 90 por ciento por piezas de mis tres primeros discos”, explica. Pero le fue basta para convertirse en un músico de culto y el gran público comenzó a conocer su obra. Dos años más tarde -ahora sí a consciencia- compondría la banda sonora de ‘Good Bye, Lenin!’, un acertado trabajo melódico para el film de Wolfgang Becker.

En el medio, este expreso admirador de Serge Gainsbourg y Astor Piazzolla, comenzó a girar por Europa y el mundo combinando estilos y géneros que basculan entre el minimalismo y el vanguardismo.

Siempre lleno de amigos y colaboradores sobre el escenario, sus discos no han sido una excepción. Desde su debut con ‘La valse des monstres’ en 1995, hasta su reciente ‘Dust Lane’, ha trabajado con una acuarela de talentos como Dominique A, Claire Pichet, Neil Hannon, Shannon Wright, Liz Fraser y Matt Elliott, en una lista que se vuelve inagotable.

A punto de cumplir 40, Yann Tiersen hace un alto en su gira para un diálogo previo a sus presentaciones, el 19 y 20 de mayo en el Samsung Studio de San Telmo.

¿En qué momento de la gira te encontrás?
Estamos actualmente de gira por Estados Unidos, México, Alemania y algunos países del este, antes de volver a América Latina.

Pasó casi una década del estreno de ‘Amélie’, ¿cómo analizás hoy aquel éxito que te lanzó a la fama en el mundo entero?
La banda sonora del film estuvo compuesta en un 90 por ciento por piezas de mis tres primeros discos. El hecho de tener tanto éxito con piezas que databan de seis años antes de la salida del film, lo convirtió en una buena compilación para acceder a mí música.

¿Por qué creés que tu música ha podido superar los límites de Francia?
Yo nací en Bretaña, una región cuya cultura está más cerca del oeste, es decir, más cerca de las islas anglosajonas que de la misma Francia. De ese modo, Francia es un país más entre los otros y yo no hago música para los franceses en particular.

¿Hay algún cantante de la chanson française que te haya generado algo especial?
En general, no me gusta la chanson française, a excepción de Serge Gainsbourg y de algún artista como Dominique A.

¿Tenés preferencia por algún instrumento a la hora de componer?
Yo considero los instrumentos como un medio para encontrar nuevas ideas y la verdad es que no tengo un instrumento favorito.

Las Ondas Martenot le dan un toque particular a tu música ¿cómo decidiste incluir este instrumento en tus discos?
Es un instrumento que me fascina desde la infancia. Hace 10 años me encontré con Christine Ott y la invité a tocar con nosotros en el escenario. Pero para mi último álbum me interesé más por el sintetizador analógico y Christine Ott no forma parte de la gira, ella se está dedicando a su álbum solista. Ahora toca con nosotros Lionel Laquerriere.

Trabajaste junto a músicos como Dominique A, Françoiz Breut, Les Têtes Raides, Sacha Toorop, Natacha Regnier, Christian Quermalet, Marc Sens, Christine Ott y Claire Pichet, entre otros. Es una permanente búsqueda de aportes artísticos…
Me nombraste a los franceses, pero también he trabajado con gente como Shannon Wright o Liz Fraser, la voz más bella que conozco. Recientemente trabajé con Matt Elliott.

¿Cuál es la importancia de viajar para crear música?
Viajar abre el espíritu y por consecuencia, la música.

¿Qué disfrutás hacer cuando no estás con la música?
Me gusta estar con la gente que quiero, me gusta vivir y la música forma parte de mi vida.

Si no fueras músico, ¿qué serías?
Un vagabundo.

¿Cómo promocionarías tu nuevo trabajo discográfico ‘Dust Lane’?
‘Dust Lane’ es el álbum que soñaba hacer desde el principio. Es un álbum acústico y eléctrico a la vez y hay coros en todos los temas.

¿Hay algún músico argentino que te genere algo especial?
Sí, siempre admiré a Astor Piazzolla.

Ya estuviste tocando en Argentina, ¿qué expectativas te genera este regreso?
El concierto de 2007 en Buenos Aires fue increíble, por lo tanto esperamos con ansiedad este regreso

El regreso tiene fecha y lugar. Es el 19 de mayo en San Telmo. Allí el bretón tomará contacto con su público argento, que lo espera con ansias.

Ping-Pong francés


Canción preferida para despertarte.
‘Rococo Zephyr’, de Bill Callahan.

Un álbum para irte a dormir.
‘Ladies and gentlemen we are floating in space’, de Spiritualized.

Un film en el que te hayas inspirado.
‘Elephant’, de Gus Van Sant.

Mejor libro para leer en un bar.
‘Trópico de Cáncer’, de Henry Miller.

El grupo preferido para bailar en tu cuarto.
Animal Collective.

Mejor compilado para una lluviosa tarde de domingo.
Lift to Experience.

Artista preferido para tener en tu Ipod.
The Electric Prunes.

Álbum preferido para escuchar en el auto.
‘American III: Solitary Man’, de Johnny Cash.

Tu canción preferida.
‘Some Velvet Morning’, de Lee Hazlewood y Nancy Sinatra.

 

La cita

Miércoles 19 de Mayo a las 22:00 hs.
Jueves 20 de mayo a las 22:30 hs.
Samsung Studio
Pasaje 5 de Julio 444, San Telmo.

* Entrevista publicada el 16 de mayo de 2010, en el diario La Voz del Interior.
http://vos.lavoz.com.ar/content/yann-tiersen-%E2%80%9Csiempre-admire-piazzolla%E2%80%9D-2